Frotandose los coños brutalmente hasta correrse vivas.