No hay nada mejor que una mano para hacer el serrucho.