Un dedo en el culo y una buena paja puede hacer milagros.