Vienna Rose no es tan inocente como parece.